Pasando un día en Öland

en
Comparte este post en tus redes sociales...

Un día en Öland es perfecto para aprovechar un bonito día de primavera o verano y así romper la rutina de la semana, pero sobre todo porque en esta isla encontrarás unos lugares únicos pasar un día estupendo.

Ya han comenzado los días despejados y soleados y aunque no son demasiado calurosos, son ideales para estar en el jardín, dar un largo paseo o hacer un fika en la playa.  Con esa última idea, pensamos que Öland al tener unas playas muy bonitas y en esta época del año son realmente tranquilas, decidimos hacer un pequeño recorrido en dirección al norte de la isla.

MQue hacer en Kalmar slott con los niños - Svea y Pablo

Si tu intención es pasar un día con actividades pensadas en que los peques sean el centro de atención y además no quieres tener que conducir para ir de un sitio a otro, una alternativa muy cómoda es estar en la ciudad de Kalmar con los niños, donde lo podéis pasar realmente bien durante todo el día.

Como ir de aventura tiene el inconveniente de poder encontrar las cafeterías o restaurantes cerrados y precisamente ahora con la situación actual de la pandemia del virus corona en Suecia, es mucho más probable que esto suceda, fuimos precabidos para llevar un termo de café para los adultos, una botella de saft para los peques y algunas botellas de agua como complemento, pero sobre todo con la idea de buscar alguna cafetería donde comprar unos bollos, a ser posible caseros, y así hacer un fika.

Como ya habrás notado, he usado ya dos veces la palabra «fika».  A modo de resumen, te diré que es una manera que los suecos denominan a hacer una pausa para tomar café, o merendar o tomas un tentenpié y que algo que todo el mundo lo hace una o dos veces al día, así que si vienes a Suecia, será algo que también te tocará hacer a tí.

Volviendo con nuestro día, una vez con todo preparado, nos montamos en el coche y fuimos en dirección a Öland desde Kalmar, para ello hay que atravesar el estrecho de Kalmar y desde 1972 hay un puente para ello, de hecho este puente fue hasta el año 2000 el más largo del país, pero con el paso del nuevo siglo y la inauguración del puente-túnel de Oresund se quedó en segundo lugar.  Si tienes curiosidad aquí puedes leer un poco de la increible obra arquitectónica que une Suecia y Dinamarca.

Una vez en Öland, nos dirigimos directamente a Mormors Stenugnsbageri o Mormors bageri (como suele llamarlo todo el mundo) en Strandstigen 15 (Stora Rör).

Mormors bageri i Öland - Svea y Pablo
Esta cafetería que parece pequeña, tiene un delicioso secreto en forma de bollos detrás de sus puertas.

Esta pequeña cafetería, situada frente al puerto de un antiguo pueblo de pescadores (aquí tienes un enlace a Google Maps para saber donde está), destaca por sus ricos bocadillos, pero sobre todo por sus bollos y pasteles, hemos de manera artesanal, en el momento y siguiendo una antigua receta familiar que se remonta a varias generaciones.

Aunque hay varias mesas para sentarse en la terraza que está justo a lado de la cafetería, yo te aconsejo hacerlo en frente, donde hay varias mesas o bancos y desde allí ver en primera fila el mar, lo que es realmente relajante tomar un café con un bollo recien hecho y escuchar las gaviotas y el rumor del mar.  Vamos que la primera parada del viaje ya fue en si misma jättehärlig (traducido sería como super genial).

Después de tan estupenda parada, nos dirigimos hacia Sandvik por la carretera 136, a medio camino seguramente te llamará la atención las ruinas de un castillo, se trata de Borgholms slott, aunque de ese castillo ya te hablaré otro día, pero si tienes curiosidad, forma parte de los castillos famosos de Suecia, de los que ya escribí hace tiempo.

Siguiendo la carretera pasarás al lado del campo de golf Ölands Golf, donde justo a su lado, tiene una pizzería que preparan unas pizzas realmente ricas 🙂  aunque eché de menos poder pedir algún plato tradicional italiano como lo he hecho en otros restaurantes de comida italiana en Suecia.

Aunque el trayecto puede parecer un poco largo, es realmente entretenido mientras cuentas los molinos de viento o te fijas en la particularidad de sus muros (que no hay ningún otro sitio en Suecia con ese tipo de piedra), o si ves los distintos paisajes que vas recorriendo para llegar a nuestro destino.

Ya una vez llegado a Sandvik te preguntarás porqué este pequeño pueblecito, pues la respuesta es bien sencilla, porque aquí podras comer unos platos de pescado tradicionales suecos.  El lugar para ello no es otro que Sandviks Fisk och Hamnkök, donde en la terraza podras disfrutar de un riquísimo stekt strömming med mos, una deliciosa fiskburgare (una hamburguesa de pescado ideal para los peques) o si prefieres algo más moderno, un fisk and chips med remouladsås (un filete de pescado empanado con salsa de remolacha).

Fisk and chips med remouladsås - Svea y Pablo
No me dirás que no dan ganas de empezar a comer este pescado rebozado acompañado de patatas fritas y con ensalada y salsa de remolacha.

De verdad que pidas lo que pidas del menú que tienen, siempre será un acierto seguro, y te lo digo yo que ya he comido aquí varias veces y todas las veces me ha gustado mucho tanto como para seguir volviendo aquí cuando vengo a Öland.

Después del almuerzo, lo que toca es una pausa del día y nada mejor para ello que ir a la playa que está a unos metros del restaurante.  Pero esta playa tiene la particularidad que está formada completamente por piedras, lo que es ideal para tumbarse  y sentir en la espalda como masajean las piedras mientras te mueves, o hacer alguna escultura de piedras o si eres más habilidoso pues jugar a la rana; a ver quien me supera tirar una piedra y que dé más de diez saltos.

Torre de piedras en Sandvik Öland - Svea y Pablo
No me dirás que las torres no han quedado genial, ¿podrías tú hacer alguna así? porque la torre que tienes en primer plano tiene 28 piedras.

Después de una horas de relax, ahora tocaba pensar ya en la merienda y para ello decidimos que un bonito lugar para ello era el El molino de Jordhamn, así que paramos para comprar un pastel y unos kanelbullar (bollos de canela suecos) y nos dirijimos a ese molino único en Öland, bueno y en toda Suecia.

¿Sabías que Öland es la isla con más horas de sol de Suecia?

Pero la idea no era realmente ir a la molino, sino más bien a la cantera que hay cerca y que sirvió durante siglos para extraer la piedra que luego se pulía en el molino.  Hoy en día esta cantera, con una extensión de varios kilómetros a lo largo de toda la costa, sigue siendo explotada, pero cerca del molino (que es la parte más antigua) ya no hay actividad y con esa tranquilidad es el lugar ideal para hacer una parada para tomar un fika, buscar fósiles o simplemente escuchar el rumor del mar mientras ves como los cisnes pasean por la costa.  No me dirás que está resultando idílico este día en Öland.

Fosiles en Öland - Svea y Pablo

Como dato curioso del molino de Jordhamn es que es el único que queda actualmente en toda Suecia que se usaba para pulir piedras que luego eran usadas en los escalones de las casa; el molino que todavía funciona, aunque solo en ocasiones especiales, era tan importante que incluso desde un embarcadero que había frente a él (del que ya no queda ningún resto ya que era de madera) se cargaban barcos para vender las piedras en Alemania.  Del comercio desde Öland a Alemania hay algunas referencias escritas desde 1860, que ya ha pasado tiempo.

El molino de viento de Jordhamn en Öland - Svea y PabloPara que te hagas una idea de como funcionaba, para pulir las piedras, estas se colocaban en las piezas de madera que puedes ver en primer plano y el molino las hacía girar y girar hasta que quedaban bien lisas.

Molinos de viento en Suecia - Svea y PabloSi te parece interesante y quieres ver más molinos de viento, y no solo los de Öland, aquí tienes Los molinos de viento en Suecia… que con siglos de antiguedad, Suecia siempre ha tenido en los molinos de viento como un elemento muy importante de su economía, lo que ha hecho que cada localidad intentaba construir y administrar uno, tanto para moler grano (su principal utilidad), como señal de estatus.

Después del fika y de buscar fósiles, nos dimos cuenta que habían pasado ya casi dos horas y como empezó a hacer fresquete y el día estaba terminando, (y en Suecia, en cuanto baja el sol o viene una nube te tienes que poner una jersey o una chaquetita), decidimos volver a casa, pero por otro camino para así ver alguna casa típica de la zona o algún molino de viento más en la isla.

Vuelta de Öland - Svea y Pablo

La verdad es que el día resultó perfecto, donde pudimos desconectar de todo, tener momentos de verdadero relax, comiendo o haciendo actividades que en otro sitios no serían tan sencillas de hacer.  Vimos sitios únicos de Suecia y el tiempo acompañó en todo momento, por lo que se podría decir que fue un día redondo.

¿Qué te ha parecido?, no me dirás que no te han dado ganas de venir, aunque solo haya sido por envidieja sana 🙂

PabloD

Comparte este post en tus redes sociales...

Plural: 2 Comentarios Añadir valoración

  1. Hola Pablo. Qué buena excursión, la viví a través de tus líneas. Suecia se me hace un país encantador! Qué ganas de visitarlo pronto!
    Esos molinos muy peculiares.
    Y ese plato de pescado arrebosado me recordó al fish and chips inglés jeje aunque quizás no se prepare igual…
    Saludos! 😎👍🇸🇪

    1. PabloD dice:

      Muchas gracias, e intentado plasmar el paseo por la isla precisamente para «compartir» ese momento como si cada uno viniera conmigo 😃
      Es que Öland es «la isla de los mil molinos» como muchos suecos dicen, donde hay molinos de viento realmente curiosos.
      El plato Fish and chips se prepara igual, aunque el pescado es distinto 😋pero igual de rico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *